jueves, 23 de julio de 2009

Lack of inspiration

Llega ese momento en la vida en el que uno se recibe (siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, soy licenciado!!!) y le agarran esos ataques compulsivos por el consumismo. Claro, uno ve esas teorías que dicen que las personas, en general, tienden a consumir mas o menos lo mismo durante el tiempo o suavizar consumo, sumado a lo que se espera obtener luego de invertir en capital humano (que no incluye solamente estudiar en una facultad) y se pregunta: "¿Por qué no puedo darme ciertos gustos endeudandome?".

La respuesta clásica a esa pregunta es que los mercados financieros no son perfectos: no te prestan, no tenes nada como garantía y/o porque tu capital humano no es embargable. Tampoco existen certezas sobre los ingresos futuros e inclusive Becker me prodia decir que no me queje porque los que invierten en capital humano son, dado todo lo demás, relativamente pacientes.

No es que uno se queje demasiado, la vida de estudiante al final de cuentas no es mala, pero más que una u otra vez desearía poder darme algunos gustos como hasta el de poder mantenerse uno solo.

Peeroo... y si hubiera podido hacerlo? Todo hubiera sido igual si podría haber adelantado consumo en el tiempo? Digo, me hubiera recibido en el mismo tiempo y con el mismo desempeño? Esa es mi pregunta.

En mi caso creo que si, o al menos no hubiera tenido un desempeño peor o tardado más tiempo. Pero puede que sea el caso en donde te juegue en contra, ¿o te quedarías más tiempo a estudiar en tu casa cuando podes salir de noche más seguido o irte un fin de semana de vacaciones? Yo creo que no, las distracciones están en todos lados y si no tenes ganas de estudiar hasta mirar la pared es una alternativa atractiva. Tal vez podrías haber dedicado mas tiempo si no tenias que estar haciendo alguna labor domestica, pero tampoco es que te lleven todo el dia.

Sacando el caso en los que hubo que laburar mientras se estudiaba: ¿Cómo creen que hubiera afectado el hecho de poder adelantar consumo su desempeño?

miércoles, 8 de julio de 2009

Actualizando la biblioteca

En estos momentos de ocio me dedique a subir varios resúmenes y cosas que encontré por ahí a la biblioteca.

Subí cosas en varias materias y principalmente unos resúmenes de textos de Coyuntural y Política 1. Los últimos son de mi autoría y están en formato word para que los puedan corregir porque algún que otro error (de redacción u ortografía) que el programa no capto pueden contener. Los demás también participe en hacer algunos de ellos, son un poco viejos pero no obsoletos y hago la misma aclaración que para los anteriores.

Recuerden que el link para la biblioteca esta en la parte derecha. También sume otros links con otros sitios donde pueden encontrar cosas útiles los estudiantes de economía o algún que otro interesado en la materia.

Saludos

martes, 7 de julio de 2009

Demanda efectiva

La idea disparadora de este post fue una clase de Macro 2 en la que nos enseñaron en que constaba el principio de la demanda efectiva. La exposición estaba basada en lo que Victoria Chick había escrito sobre ella.

Como buen resumen de esa clase, lo mejor es plantearles el siguiente gráfico. A la izquierda tienen las funciones de oferta y demanda agregada en términos nominales (Z y D, respectivamente). El determinante de la forma de la oferta son los rendimientos marginales decrecientes del trabajo y la de la demanda es una propensión a consumir decreciente. Sin embargo, esa demanda es la demanda esperada por parte de los empresarios, o sea, lo que ellos esperan obtener por la venta de su producción. En el gráfico suponemos que hay equilibrio en el sentido de que las expectativas son validadas por la realidad, no dejando lugar a ajustes. El punto en el que ambas curvas se cruzan es lo que se denomina la Demanda Efectiva

Dibujo

Este equilibrio entre oferta y demanda nos indica cual es la demanda efectiva a partir de la cual se deriva el nivel de empleo, que esta vinculado con un solo nivel de salario real. Todo suponiendo un salario nominal constante.

En el caso graficado se muestra como un nivel deficiente de demanda efectiva genera desempleo involuntario. El pleno empleo es un mero accidente o acontecimiento fortuito.

La cuestión es que quedó poco claro el por qué del mantenimiento en el tiempo de un situación de desempleo debido a una insuficiencia de demanda efectiva o, mejor dicho, nuestra mentes impregnadas de teoría neoclásica nos hacían percatar de que había un exceso de oferta de trabajo que se iba a manifestar en forma de presiones a la baja de los salarios reales. Sin embargo, esta percepción cambió una vez que leí el primer libro de la Teoría General y vaya que se me aclararon unas cuantas dudas.

Keynes parte de dos postulados, atribuídos a lo que define como Teoría Clásica, sobre la determinación del nivel de ocupación.

  1. El salario real se iguala a la productividad marginal de trabajo.
  2. La utilidad marginal del salario es igual a la desutilidad marginal del trabajo.

Del primer postulado se obtiene la demanda de trabajo y del segundo la oferta. El segundo , indica que el salario es el suficiente para lograr el nivel de ocupación existente (estar sobre la curva de oferta de trabajo) y es compatible con la desocupación friccional o voluntaria, o sea, no hay desempleo involuntario. Para la Teoría Clásica el salario real se iguala a la desutilidad marginal del trabajo y se llega al pleno empleo.

Sin embargo, Keynes derriba este segundo postulado junto a la ley de Say. Para él, el consumo junto con la inversión y la oferta agregada determinan el nivel de ocupación y este a su vez el salario real. Sólo cuando se alcance o supere el pleno empleo la oferta de trabajo será relevante para determinar el salario.

Keynes afirma que:

  • Los trabajadores no reaccionan de la misma manera ante cambios en el salario real. Si el cambio se genera por variaciones en los precios mientras el salario nominal se mantiene constante, entonces la oferta de trabajo no varía.
  • Antes imperfecciones en la movilidad que hacen que los salarios netos de ventajas no se igualen las negociaciones salariales, estas últimas ya no son por los salarios reales sino por los salarios relativos reales. De ahí la poca resistencia ante una baja del salario real vía precios ya que es igual para todos.

Por lo tanto, la existencia de desempleo o de rentas marshalianas (así denomina Davidson al salario que se obtiene por encima del correspondiente a la desutilidad marginal del trabajo) no representan ningún mecanismo que genere una presión a la baja en los salarios reales.

Como punto final, Keynes aclara que el supuesto de salarios nominales constantes es trivial y lo hace para simplificar la exposición. Su argumento es valido con o sin salarios rígidos.

lunes, 6 de julio de 2009

Volviendo a postear

Mientras espero junto a mi calva cabellera (como no creo que me haya ido mal no me pude negar a los huevasos y las tijeras) la llegada por mail de mi ultima nota les comento que arranco a postear de nuevo.

Ahora estoy mucho mas tranquilo recordé que me había olvidado del segundo aniversario de este blog!! Así es, el 23 de Junio el blog cumplió dos años. Pensar que cuando arranque a escribirlo estaba cursando cuarto año y ahora casi por terminar la facultad.

Saludos para todos y para mañana les prometo un post keynesiano.


Calificación